Cardiología hoy | Blog

Este artículo tiene más de 1 año de antigüedad

Impacto de la dieta DASH según la presión arterial basal

| Cardiología Hoy

La reducción de los niveles de sodio y la dieta DASH (Enfoques alimenticios para detener la hipertensión arterial), dieta rica en frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasas, baja en colesterol y ácidos grasos saturados, disminuye la presión arterial, pero no se conocen los resultados de estas intervenciones dietéticas según los niveles basales de presión arterial.

En este estudio se realizan tres comparaciones en función de la dieta y los niveles de sodio. Primero se comparan niveles altos de sodio con niveles bajos de sodio, posteriormente la dieta DASH frente a la dieta control (dieta baja en frutas y vegetales y con la cantidad de colesterol y ácidos grasos medios consumidos en EE. UU.) y finalmente las dos intervenciones, la dieta DASH y niveles bajos de sodio frente a dieta control y niveles altos de sodio. El objetivo primario es la reducción de la presión arterial sistólica, y el secundario la reducción de la presión arterial diastólica, teniendo como base los pacientes estratificados según su tensión arterial basal. 

Se trata de un análisis secundario del estudio DASH-sodium, en donde los adultos con prehipertensión y estadio 1 de hipertensión, sin tratamiento antihipertensivo, fueron aleatorizados a recibir dieta DASH o dieta control y diferentes niveles de consumo de sodio. Primero, los participantes se sometieron a una fase de prueba de 2 semanas en donde se alimentaban con la dieta control y niveles altos de sodio, posteriormente fueron aleatorizados a la dieta control o la dieta DASH. En la dieta a la que fueron asignados consumían niveles bajos, medios o altos de sodio (50, 100 o 150 mmol/día) a dosis creciente por 4 semanas cada dosis con un periodo de lavado de 5 días en donde se alimentaban con la dieta que normalmente consumían. El orden del consumo de los niveles de sodio se realizó de manera aleatoria siguiendo un modelo cruzado. Los estratos basales de presión arterial sistólica (PAS) fueron < 130, 130 a 139, 140 a 149, y ≥ 150 mmHg y de presión arterial diastólica (PAD) fueron < 80, 80 a 84, 85 a 89, y ≥ 90 mmHg.

De los 412 participantes, 57% fueron mujeres, y 57% fueron de raza negra, la edad media fue 48 años, y la presión arterial media fue 135/86 mmHg. En el contexto de la dieta control, la reducción de sodio (de alto a bajo) estuvo asociada con una diferencia media de PAS de -3,20, -8,56, -8,99, y -7,04 mmHg a través de los respectivos estratos de PAS enumerados previamente. En la dieta DASH, la reducción de sodio (de alto a bajo) se asoció con una disminución de PAS de -0,88 mm Hg, -3,29 mmHg, -4,90 mmHg, y -10,41 mmHg. En el grupo de niveles altos de sodio, el consumo de dieta DASH frente a dieta control se asoció a una diferencia de presión arterial de -4,5, -4,3, -4,7, y -10,6 mmHg. Los efectos combinados de la dieta DASH baja en sodio frente a dieta control alta en sodio fueron -5,3, -7,5, -9,7, y -20,8 mmHg.

Los autores concluyen que la combinación de reducir los niveles de sodio y la dieta DASH bajó la PAS en todo el rango de pre y estadio 1 de hipertensión, con reducciones progresivamente mayores en niveles más altos de PAS basal. La reducción de PAS en adultos con niveles altos de PAS (≥ 150 mmHg) fue sorprendente y refuerza la importancia de reducir los niveles de sodio y la dieta DASH en estos grupos de alto riesgo.

Comentario

Actualmente, una dieta saludable y baja en sal es uno de los pilares de la prevención cardiovascular por su capacidad para bajar la presión arterial, sin embargo, el efecto neto según la tensión arterial basal de las personas no se ha estudiado completamente.

En 1997 se publicó el estudio DASH, un ensayo clínico aleatorizado y controlado, en donde se observó el beneficio de la dieta DASH (dieta rica en frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasas, baja en colesterol y ácidos grasos saturados), que bajó los niveles de presión arterial en comparación con la dieta control (dieta baja en frutas y vegetales y con la cantidad de colesterol y ácidos grasos medios consumidos en EE. UU.). En 2001 se publicó el estudio DASH-sodium, un ensayo clínico aleatorizado y controlado en donde se evaluó el efecto de diferentes niveles de consumo de sodio y que demostró que reducir los niveles bajaba la presión arterial independientemente de la dieta asignada. El presente estudio es un análisis secundario de DASH-sodium que evaluó el impacto de la dieta DASH y la reducción del consumo de sodio dependiendo de los niveles basales de presión arterial antes de la aleatorización.

Los autores concluyen que el impacto de la dieta DASH y los niveles bajos de sodio (50 mmol/día) es muy significativo en personas que tienen niveles de presión arterial sistólica ≥ 150 mmHg, en donde se consiguió bajar una media de 20 mmHg respecto de los niveles de base. Para poner estos resultados en contexto, comparado con el placebo, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina reducen la presión arterial sistólica en 12 mmHg, los betabloqueantes reducen la PAS en 13 mmHg y los bloqueadores de canales de calcio reducen la PAS en 16 mmHg.

Creo que el presente estudio es importante porque resalta el valor clínico de las medidas dietéticas en el tratamiento de la hipertensión arterial. Sin embargo, encontramos algunas limitaciones que deberían estimular a realizar estudios que confirmen sus resultados, por ejemplo, los participantes solo recibían la comida principal (comida o cena) dentro del centro de investigación, el resto de las comidas podían hacerlas fuera del centro, por lo que no había un control estricto de la dieta que realmente ingerían. Además, los participantes consumían diferentes niveles de sodio solo por 1 mes con un periodo de lavado de 5 días (según algunas publicaciones la reducción de los niveles de sodio requiere más tiempo para disminuir de manera óptima la presión arterial). Finalmente, el número de personas que componía cada subgrupo de análisis era muy pequeño, lo que dificulta la extrapolación de los resultados (14 participantes en el grupo de dieta control con PAS ≥ 150 mmHg, 12 participantes en el grupo con dieta DASH y con PAS ≥ 150 mmHg). Por último, se trata de un análisis post hoc, por lo que el valor de la aleatorización del estudio original se pierde.

Referencia

Effects of Sodium Reduction and the DASH Diet in Relation to Baseline Blood Pressure

  • Stephen P. Juraschek, Edgar R. Miller III, Connie M. Weaver, Lawrence J. Appel.
  • Journal of the American College of Cardiology 2017; 70 (23): 2841-2848.

Bibliografía

  • Appel LJ, Moore TJ, Obarzanek E et al. DASH Collaborative Research Group. A clinical trial of the effects of dietary patterns on blood pressure. N Engl J Med 1997; 336:1117-24.
  • Sacks FM, Svetkey LP, Vollmer WM et al, DASH-Sodium Collaborative Research Group. Effects on blood pressure of reduced dietary sodium and the Dietary Approaches to Stop Hypertension (DASH) diet. N Engl J Med 2001; 344:3-10.

Advertencia

CARDIOLOGÍA HOY es el blog de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), un foro abierto sobre actualidad médico-científica. Los contenidos publicados en este blog están redactados y dirigidos exclusivamente a profesionales de la salud. Las opiniones vertidas en este blog corresponden a los autores de los artículos y no necesariamente reflejan la opinión de la SEC. El Comité TIC de la SEC no aceptará artículos y comentarios al margen de este contexto formativo y de actualización de las evidencias clínicas. Más información sobre las Normas de comportamiento del blog.

¿Te ha gustado el artículo?

Compártelo en las redes sociales:
Colabora enviando tu artículo: Contacta con nosotros

#FrenarLaCurva