CardioPODCAST |1x01| COVID-19 y afectación cardiovascular. ¿Qué sabemos hasta el momento?

|

En el primer episodio CardioPODCAST, los cardiólogos David González Calle y Pablo Pastor y el internista Miguel Marcos abordan la afectación cardiovascular en la COVID persistente, el reto organizativo que supone y los datos obtenidos hasta la fecha en el estudio VACCINE-CARDITIS, registro multicéntrico español de enfermedad inflamatoria cardiaca tras la vacunación contra la COVID19.

“Es bastante difícil predecir lo que va a pasar”, admite el internista del Hospital Universitario de Salamanca, Miguel Marcos Martín. La mayoría de expertos coinciden en que, una vez superada la variante Ómicron, puede esperarse una relativa tranquilidad gracias a la inmunidad generada en esta última ola y contando con que las nuevas variantes que aparezcan resulten más favorables, puesto que hasta ahora las predominantes han sido las cepas más transmisibles. “Probablemente estemos en una transición hacia un manejo diferente de la enfermedad”, comenta el doctor, aunque esto no supondría restar su gravedad. “Vamos a estar progresivamente mejor en cuanto al riesgo de enfermedad grave”.

Participantes:

Nombre del ponente
Filiación del ponente
Nombre del ponente
Filiación del ponente

Con respecto a las secuelas, “aún estamos en plena definición de la enfermedad”, aclara. El daño agudo durante la enfermedad es evidente, pero aparecen otros síntomas más difíciles de explicar. La inflamación resulta la causa más implicada en la aparición de los síntomas, tanto en la fase aguda con secuelas en forma de daño celular, fibrosis, destrucción de los tejidos…, como la inflamación persistente. Sin embargo, la heterogeneidad de los síntomas dificulta la capacidad de distinguirlos de las secuelas.

Ambos invitados sostienen de forma rotunda el beneficio de la vacunación. Para Miguel, “las vacunas previenen la COVID persistente”, reduciendo los síntomas de la infección a largo plazo, por lo que el internista apunta hacia la atención de las secuelas específicas más que una cobertura general. Pablo Pastor Pueyo la considera “una herramienta clave porque evita no solo el contagio, sino el desarrollo de enfermedad grave y mortalidad”.

El cardiólogo del Hospital Universitari Arnau de Vilanova (Lleida) participa como investigador en el estudio VACCINE-CARDITIS, registro observacional prospectivo iniciado en agosto de 2021, que involucra a más de 40 hospitales españoles e incluye todos los casos de miocarditis o pericarditis diagnosticados en los 30 días siguientes a la administración de una vacuna. El seguimiento de los 80 pacientes incluidos se prolongará durante 10 años para definir el perfil de paciente que desarrolla la inflamación, características y pronóstico, así como identificar los factores que pueden predecir la aparición y el tratamiento con mejor evolución.

En términos de seguridad, tras la implementación a nivel masivo de las vacunas la enfermedad inflamatoria cardiaca (miocarditis, pericarditis) “es un fenómeno infrecuente asociado fundamentalmente a las vacunas de ARN mensajero, con una incidencia muy baja”, apunta Pablo. La probabilidad de desarrollar esta complicación varía en función del género y la edad, siendo mayor en varones entre 16 y 24 años. “Lo que vamos viendo hasta ahora es similar a lo que conocemos de publicaciones de otros países”, explica. Hasta el momento, la conclusión principal es que el curso clínico de la mayoría de estos pacientes es favorable.